Amor é fogo que arde sem se ver

Amor é um fogo que arde sem se ver,
é ferida que dói e nào se sente;
é um contestamiento descontente;
é dor que desatina sem doer;

é um nào querer mais que bem querer;
é solitário andar por entre a gente;
é um nào contentar-se de contente;
é cuidar que se ganha em se perder;

é um estar-se preso por vontade;
é servir a quem vence, o vencerdor;
é um ter com quem nos mata lealdade.

Mas como causar pode o seu favor
nos coraçòes humanos amizade,
sa tào contràrio a si è o mesmo Amor?

		  Luis de Camòes
Advertisements

¿Como hei vivir mañá sen a luz túa?

¿Como hei vivir mañá sen a luz túa?



Case morto vivín sen coñecerte

aló na chaira seca por absurdas rúas

onde ninguén me soupo dar mornura.



Foi soedade desconforme adentro

e a semente a caír en terra dura.



¿Como hei vivir mañá sen a luz túa?



Erguinme e vinte ó regresar á terra

como se fora todo aquelo un soño

pesado e ti xa foras sempre miña.

Foi outra vez materno en aloumiño

o bico teu na lingua.

E foi novo corazón adentro

comprender a existencia e a dozura.



¿Como hei vivir mañá sen a luz túa?



Pero hoxe mesmo o día abriu en medo

entrou na fiestra un sol extraño inmenso

e deixáchesme o leito en mantas frías.



Está a volver agora corazón adentro
a soedade o podre a agonía

a me pinchar as cousas en millóns de pugas

cada minuto en séculos de agullas.

¿Como hei vivir mañá sen a luz túa?


	Bernardino Graña

La mitad de nuestras vidas (La Buena Vida)

Unha preciosa historia de amor que entenderán aqueles que algunha vez estiveron namorados.

Reproductor do video.

Letra da canción:

Me fui a dormir hacia las dos de la mañana
y me desperté casi al alba.
No vi la razón pero caí en una hondonada,
me suele ocurrir sin previa alarma.
Entonces entró algo de luz por la ventana
e iluminó toda tu cara.
Y estuve así, cerca de ti, sin hacer nada,
a veces sin más el mundo se para.

Primero reí, luego lloré, y te miraba,
me dio por pensar y recordaba
que llevamos casi la mitad de nuestras vidas,
yo parte de ti y tú de la mía.
Fui a recorrer lo que va de la luz al miedo
y te encontré justo en el medio.

Así que proyecté y planeé
como uno hace al creer
que no se va a romper,
que tiene que cambiar
la suerte alguna vez.

Parece que somos como fuegos artificiales,
vamos a brillar sólo un instante.
Parece que hoy voy a mirar hacia delante
hasta que todo estalle en el aire.

 ÁLBUM: VIDANIA (2006)

Safo

Φαίνεταί μοι κῆνος ἴσος θέοισιν
ἔμμεν᾽ ὤνηρ, ὄττις ἐνάντιός τοι
ἰσδάνει καὶ πλάσιον ἆδυ φωνεί
      σας ὐπακούει

καὶ γελαίσ‹ας› ἰμέροεν. τό μ᾽ ἦ μάν
καρδίαν ἐν στήθεσιν ἐπτόαισεν
ὢς γὰρ ἔς σ᾽ ἴδω βρόχε᾽, ὤς με φώνη
      σ᾽ οὖδεν ἔτ᾽ εἴκει.

ἀλλὰ κὰμ μὲν γλῶσσα ἔαγε, λέπτον
δ᾽ αὔτικα χρῶι πῦρ ὐπαδεδρόμακεν.
ὀππάτεσσι δ᾽ οὖδεν ὄρημμ᾽, ἐπιρρόμ
      βεισι δ᾽ ἄκουαι.

ἀ δέ μ᾽ ἴδρως κακχέεται,τρόμος δέ
παῖσαν ἄγρει, χλωροτέρα δὲ ποίας
ἔμμι, τεθνάκην δ᾽ ὀλίγω ᾽πιδεύης
      φαίνομ᾽ ἔμ᾽ αὔται·

ἀλλὰ πᾶν τόλματον, ἐπεὶ +καὶ πένητα

Odi et amo. Quare id faciam, fortasse requiris. Nescio, sed fieri sentio et excrucior

Ille mi par esse deo videtur,
Ille, si fas est, superare divos,
Qui sedens adversus identidem te
Spectat et audit
Dulce ridentem, misero quod omnis
Eripit sensus mihi, nam simul te,
Lesbia, aspexi, nihil est super mi
Vocis in ore.
Lingua sed torpet, tenuis sub artus
Flamma demanat, sonitu suopte
Tintinant aures, gemina teguntur
Lumina nocte.
Otium, Catulle, tibi molestum est;
Otio exultas nimiumque gestis.
Otium et reges prius et beatas
Perdidit urbes.

Odi et amo. Quare id facial, fortasse requiris.
Nescio, sed fiero sentio et excrucior

		Catulo

Si el hombre pudiera decir

Si el hombre pudiera decir lo que ama, 

si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo 

como una nube en la luz; 

si como muros que se derrumban, 

para saludar la verdad erguida en medio, 

pudiera derrumbar su cuerpo, 

dejando sólo la verdad de su amor, 

la verdad de sí mismo,

que no se llama gloria, fortuna o ambición,

sino amor o deseo, 

yo sería aquel que imaginaba; 

aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos

proclama ante los hombres la verdad ignorada, 

la verdad de su amor verdadero.



Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien

cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;

alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina

por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,

y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu

como leños perdidos que el mar anega o levanta

libremente, con la libertad del amor,

la única libertad que me exalta, 

la única libertad por que muero. 



Tú justificas mi existencia:

si no te conozco, no he vivido; 

si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

                               Luis Cernuda

My mistress’ eyes are nothing like the sun

My mistress’ eyes are nothing like the sun;
Coral is far more red than her lips’ red;
If snow be white, why then her breasts are dun;
If hairs be wires, black wires grow on her head.
I have seen roses damasked, red and white,
But no such roses see I in her cheeks;
And in some perfumes is there more delight
Than in the breath that from my mistress reeks.
I love to hear her speak, yet well I know
That music hath a far more pleasing sound;
I grant I never saw a goddess go;
My mistress when she walks treads on the ground.
And yet, by heaven, I think my love as rare
As any she belied with false compare.

			William Shakespeare

Carta de una desconocida de Max Ophüls

TÍTULO ORIGINAL: Letter from on unknown woman. NACIONALIDAD: EE.UU., 1948.
DIRECCIÓN:  Max Ophüls.
PRODUCTOR: William Dozier. GUIÓN: Howard Koch y Max Ophüls, basado en la novela homónima de Stefan Zweig.
FOTOGRAFÍA: Frank Planner. MONTAJE: Ted J. Kent. MÚSICA: Daniele Amfitheatrof. DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Alexander Golitzen.
DURACIÓN: 86 minutos.
INTÉRPRETES: Joan Fontaine (Lisa Berndl), Louis Jourdan (Stefan Brand), Mady Christians (Señora Berndl), Marcel Journet (Baron Johann Stauffer), Art Smith (John), Carol Yorke (Mary).

AMO, LUEGO EXISTO

Tras asaltar Adolf Hitler el poder en Alemania, el realizador judío Max Ophüls abandona su país continuando su carrera cinematográfica, iniciada a comienzos de los años 30, en diversos países europeos a lo largo de una década. Finalmente, una vez comenzada la II GuerraMundial y ante el avance alemán marcha a EE.UU. como tantos otros compatriotas, donde rueda películas tan interesantes como La conquista de un reino, 1947; Carta de una desconocida, 1948; Atrapados, 1949 y Almas desnudas, 1949.

Quizás sea Carta de una desconocida, 1948 la más importante de ellas, donde despliega un estilo cinematográfico caracterizado por muy amplios planos, largos y complicados y donde refleja un interés evidente por el análisis profundo del ser humano y sus sentimientos.

El film comienza la víspera de un duelo en la Vienade 1900 y a través de 4 flashback nos da cuenta de la vida del pianista Stefan Brand, un bon vivant incorregible y de Liza Brendle, la desconocida enamorada del título que, a través de una carta póstuma, confiesa su amor por él desde que era niña, desgranando los acontecimientos más importantes de su existencia, paralela a la del casanova con el que tiempo atrás llegó incluso a intimar, fruto de lo cual nace un niño. Liza había supeditado su vida, sus anhelos a un amor no correspondido y la carta le hace comprender a Stefan el por qué de haber sido retado a duelo aquella misma noche, así como lo miserable de su existencia, a la que pondrá fin en un acto supremo de dignidad –de la que ha carecido a lo largo de sus días- dejándose conducir al alba al encuentro de la muerte.

Rodada enteramente en estudio, esta película profundiza en lo irracional del amor, en el amor platónico en su estado más puro, en el que tan sólo una mirada, un gesto, bastan para hacer feliz a aquel que ansía ser amado. La fina sensibilidad de Max Ophüls, su profunda mirada sobre la realidad queda patente en el film. El realizador juega con nosotros haciéndonos creer que finalmente el amor triunfará, que en definitiva un hombre sin sentimientos puede redimirse por el cariño más puro y limpio de una adolescente; porque hasta el final, Liza, será aquella niña que lo observaba desde el umbral de la puerta de la casa de vecinos donde ambos vivían, deslumbrada por el gran pianista al que amó hasta el final de sus días. La imagen última en la que el protagonista, antes de subirse al coche de caballos junto a sus padrinos de duelo, se vuelve ligeramente y cree vislumbrar entre la niebla a la muchacha de ojos despiertos del piso de abajo, descubriendo así en aquella a la mujer a la que amó una noche y que no fue capaz de reconocer en la bella dama del teatro, es de una belleza, que no por simple deja de ser sublime.

Carta de una desconocida, 1948 es una bella lección de amor, una clase magistral de cine.

Blue Moon (Billie Holiday)

Reproductor do video.

Letra da canción:

Blue Moon
You saw me standing alone
Without a dream in my heart
Without a love of my own

Blue Moon
You know just what I was there for
You heard me saying a prayer for
Someone I really could care for

And then there suddenly appeared before me
The only one my arms will hold
I heard somebody whisper please adore me
And when I looked to the Moon it turned to gold

Blue Moon
Now I’m no longer alone
Without a dream in my heart
Without a love of my own

And then there suddenly appeared before me
The only one my arms will ever hold
I heard somebody whisper please adore me
And when I looked the Moon had turned to gold

Blue moon
Now I’m no longer alone
Without a dream in my heart
Without a love of my own

Blue moon
Now I’m no longer alone
Without a dream in my hear
Without a love of my own

Tormenta en la mañana de la vida (La Buena Vida)

Reproductor do video.

Letra da canción:

No quiero saberlo, no quiero que mientas,
tan sólo el silencio que cura la herida.

No quiero la noche si con ella te ocultas,
si con ella te olvidas lo que fue sólo un día.

Ya lo he decidido, y qué dura es la espera,
pero ahora comprendo, tu amor es por pena.

Y yo quiero que sepas que tú nunca fuiste
mi única pena, mi única pena.

Tan sólo el silencio que cura la herida.
Y yo quiero que sepas que tú nunca fuiste
mi única pena, mi única pena.

Tan sólo el silencio que cura la herida,
tan sólo la pena que cura la herida.

Y yo quiero que sepas que tú nunca fuiste
mi única pena, mi única pena.

 ÁLBUM: PANORAMA (1999)